03 abril 2011

La respuesta de la supervivencia entre las letras de Lewis Carroll

Publicado por LUCERO LEÓN RANGEL domingo, abril 03, 2011

En 1973 un biólogo de nombre Leight van Valen se percato de que la supervivencia de una especie no era mejorada por los avances evolutivos que sufría con el tiempo como Darwin y su teoría de evolución aseguraba.  van Valen se dio cuenta que una especie no estaba aislada de otra, si no que, para entender su evolución se tenía que considerar también

 su entono y por tanto explicar una evolución en donde las especies coevolucionan juntas, para explicar esto sin que los científicos de la época le reprocharan este acto anti darwinista empleo el uso de una metáfora, en este caso una muy famosa, encontrada en un cuento de Lewis Carroll: “Como ves, hace falta correr todo cuanto uno pueda para permanecer en el mismo sitio. Si se quiere llegar a otra parte hay que correr por lo menos dos veces más rápido”, le dice la reina de corazones a Alicia en el cuento ‘Alicia a través del espejo’. Así es como van Valen explicó su teoría evolutiva a la que nombro "La Reina de Corazones", pues lo que pasaba en ese país para permanecer en su lugar también ocurría en las especies que comparten un entorno natural y por ello deben evolucionar continuamente para mantener un status quo.
 
Pero este no es el único hallazgo entre las páginas de Lewis Carrott, pues también un grupo de científicos han encontrado un mecanismo de supervivencia al puro estilo del gato Cheshire, tomado del texto cuando Alicia trataba de escapar: “Cuando advirtió una extraña aparición en el aire, que la desconcertó mucho al comienzo; pero tras observarla un poco se dio cuenta de que era una sonrisa, y se dijo: es el gato Cheshire”. Con este texto trata de explicar un equipo comandado por Colomban de Vargas en la Estación Biológica de Roscoff en Francia, un mecanismo de defensa de un organismo encontrado en el océano, el cual tiene un comportamiento similar al gato Cheshire cuando este se desvanecía en el aire, este organismo es Emiliania huxleyi, organismo fitoplanctónico marino muy exitoso, el cual, cuando prolifera produce manchas de color turquesa que son tan grandes que son vistas desde el espacio, el problema es que no está sólo, pues tiene un depredador que acaba con sus poblaciones y las hace [desaparecer], un virus gigante llamado Phycodnavirus. Pero en realidad este virus no lo devora, si no lo que hace es inducir a E. huxleyi que cambie su ciclo de vida y pase de tener un caparazón calcáreo y ser diploide a aparecer como célula desnuda y haploide, esto para que después en condiciones no amenazantes regrese a su estado calcáreo y diploide. Este ejemplo también ayuda a entender una nueva relación depredador-presa donde ya no es necesaria la carrera de la Reina roja, pues en este caso debería haber sufrido otro cambio el virus que le permitiera infectar a la fase desnuda y haploide, lo que nos lleva a un dilema entre si el virus tornara a La Reina de corazones o seguirá E. huxleyi engañándolo y desapareciendo ante sus ojos, todo indica que literatura como Lewis Carroll nos pueden ayudar a dar solución a estas hipótesis.
Esta nota fue propuesta por Sandra Solis del grupo de Genétic 5217 de la Facultad de Ciencias.
Puedes leer una nota en el periódico El mundo si das click aquí.
¿Qué te parece?

3 comentarios:

  1. ¡¡¡q manera de relacionar un libro!!! ¡¡q bien, me gusto mucho!!

    ResponderEliminar
  2. Si, realmente hay una obra literaria hecha con base a esto, en ella podrás encontrar autores como Oscar Wilde, Allan Poe, H.P Lovecraft, entre otros... la autora que recopila estas obras habla de temas cientificos, por nombrarte algunos estan la electricidad animal, evolución de especie, evolución de mecanismos sexuales, máquinas vs cuerpo y.. temas sociales que se emparentan con lo cientifico... como la Raza y mi favorito... la degeneración

    ResponderEliminar

  • RSS
  • Delicious
  • Digg
  • Facebook
  • Twitter
  • Linkedin
  • Youtube
  • Archivo del Blog