02 junio 2011

Image courtesy of Instituto de Biología Molecular y Celular


Una mosca sin abdomen es el devastador resultado de un pequeño cambio genético descubierto por un grupo de investigadores portugueses. Este grupo, encabezado por Alexandra Moreira del Instituto de Biología Celular y Molecular (IBMC), descubrió que cuando se remueve la señal de paro de un gen, las Drosofilas sufren severas anomalías en el desarrollo y mueren. Los hallazgos de esta investigación fueron publicados en la revista EMBO mostró que es importante cuál de las dos señales de paro del gen polo usan las células .Y que la pérdida del segundo conduce a graves problemas con el desarrollo normal y, finalmente, la muerte.

Para que el material genético sea decodificado exitosamente, el genoma tiene incluidas señales o marcas. Estas muestran a la maquinaria celular dónde comienzan y terminan los genes cuando copia el material genético nuclear en RNA mensajeros que llevan la información a las fábricas de proteínas para sintetizar los componentes celulares. Durante el de-codificación de los genes hay una pequeña marca -llamada señal de poliadenilación- que indica a la célula "el mensaje termina aquí" o "el punto final de los genes", explica Alexandra Moreira, quien coordinó el equipo de investigación. En el trabajo participaron otros dos grupos uno en el IBMC, dirigido por Claudio Sunkel y el otro en la University of Oxford, dirigido por Nicholas Proudfoot, quien descubrió las señales de poliadenilación hace más de 30 años.

El artículo completo puede leerse en la siguiente liga.

¿Qué te parece?

1 comentario:

  • RSS
  • Delicious
  • Digg
  • Facebook
  • Twitter
  • Linkedin
  • Youtube
  • Archivo del Blog