29 mayo 2012


Comprender cómo funciona la floración en Arabidopsis puede conducir a una mejor comprensión sobre cómo los mismos genes funcionan en plantas utilizadas para cultivos alimenticios, tal como el arroz. (Crédito de la imagen T Imaizumi/U de la Universidad de Washington)

Científicos creen que han detectado la última pieza crucial del rompecabezas de 80 años de edad de cómo las plantas "saben" cuando florecer.

La determinación del momento adecuado para florecer es importante  para que la planta pueda reproducirse con éxito, consiste en una secuencia de eventos moleculares, el reloj circadiano de la planta y la luz solar.

Comprender cómo funciona la floración de la planta simple que se usa en este estudio - Arabidopsis - debería conducir a una mejor comprensión de cómo funcionan los mismos genes en  plantas más complejas que son cultivadas como el arroz, el trigo y la cebada, de acuerdo con Takato Imaizumi, profesor asistente de biología en la Universidad de Washington y autor principal del artículo publicad en el número del 25 de mayo de 2012

"Si podemos regular el tiempo de floración, podríamos  ser capaces de aumentar la producción agrícola mediante la aceleración o el retraso de este. Conocer el mecanismo nos da las herramientas para manipular esto” dijo Imaizumi. Junto con los cultivos de alimentos, el trabajo también podría conducir a un mayor rendimiento de plantas cultivadas para la producción de biocombustibles.

En momentos específicos del año, las plantas con flores producen una proteína conocida como “flowering locus T” en sus hojas que induce la floración. Una vez que esta proteína se produce, que se desplaza desde las hojas hasta el ápice del brote, una parte de la planta donde las células son indiferenciadas, lo que significa que cualquiera puede llegar a ser hojas o flores. En el ápice del brote, esta proteína inicia los cambios moleculares que envían las células en el camino de convertirse en flores.

Los cambios en la duración del día le dicen a muchos organismos cuando hay un cambio de estación. Desde hace tiempo se sabe que las plantas utilizan un mecanismo interno de tiempo de mantenimiento onocido como el reloj circadiano para medir los cambios en la longitud del día. Los relojes circadianos sincronizar los procesos biológicos durante períodos de 24 horas en personas, animales, insectos, plantas y otros organismos.

Imaizumi y los coautores del artículo investigaron la proteína FKF1, que se sospecha juega un papel clave en el mecanismo por el cual las plantas reconocen el cambio de temporada y saber cuándo florecer. La proteína FKF1 es un fotorreceptor, lo que significa que se activa por la luz solar.

 La nota original uede ser consultada en la siguiente liga.

Elartículo se puede consultar en la siguiente liga.
¿Qué te parece?

1 comentario:

  1. Enfocarnos en la producción de biocombustibles y la productividad agrícola a es primordial en estos tiempos y ésta investigación a cerca de la proteína FKF1 es muy importante para la manipulación del reloj circadiano en la planta. Me sorprendió bastante el saber que los seres humanos también contamos con un reloj como tal.

    ResponderEliminar

  • RSS
  • Delicious
  • Digg
  • Facebook
  • Twitter
  • Linkedin
  • Youtube
  • Archivo del Blog